LA ORACION QUE LLEGA AL TRONO DE DIOS – Lección 7 –

7.
LA PERSEVERANCIA EN LA VIDA DE ORACIÓN

Anteriormente hemos leído el pasaje de Efesios 6:18, pero ahora vamos a examinarlo con otro énfasis, para aprender una nueva verdad trascendental:
“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos
los santos.”

El pasaje nos dice que no solo debemos orar en todo tiempo con toda clase de oración, sino que además es necesario “velar en ello con toda perseverancia”

¿Por qué la perseverancia o la persistencia son necesarias en la vida de oración? ¿Por qué algunas oraciones llevan mas tiempo que otras, para que nos llegue la respuesta? ¿Por qué Elías tuvo que orar siete veces para que viniese la lluvia? ¿Por qué Daniel tuvo que orar veintiún días antes que el ángel llegara con la respuesta?

Antes de responder eso, en la Biblia encontramos diversos niveles o medidas necesarias para alcanzar algún logro espiritual. Por Ej.:

1) La Biblia dice que existen niveles o medida de fe
Romanos 12:3 dice: “…conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno”.

2) La Biblia dice que existen niveles o medidas de Gracia
2 Corintios 9:8 dice “y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia…”
Hechos 4:33 dice “…y abundante gracia (en el original griego es “gran gracia” o “mega” gracia, que significa: “súper” gracia) era sobe todos ellos.”

3) La Biblia dice que existen niveles o medidas de amor
Juan 15:13 dice “nadie tiene mayor amor (o grande amor) que este…”
Filipenses 1:9 dice: “… que vuestro amor abunde…” (amor abundante)
Mateo 24:12 dice “…el amor de muchos se enfriara.” (amor frío)

4) La Biblia dice que existen niveles o medidas de poder
Marcos 6:5-6 dice: “Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sano a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos…”
Hechos 4:33 “Y con gran poder (en el original griego es “gran poder” o “mega” poder, que significa: “súper” poder) los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús,…”

Con estos pocos ejemplos se revela un secreto importante para orar eficazmente: Se necesita más oración para algunas cosas que para otras. En algunos casos una sola oración puede desatar el poder de Dios y llegar la respuesta, pero para otras se necesita mas tiempo (pueden ser meses, años) de clamor.

Debemos comprender que cuanto más grande sea la oposición y dificultad para recibir lo que necesitamos, mayor tendrá que ser soltada la Unción de Cristo, y para que eso suceda se hará necesario una mayor “cantidad” de oración.
Quizás no estemos muy acostumbrados a pensar en términos de cantidad en la oración, pero la Biblia lo enseña. En Apocalipsis 5: 8 leemos:

“y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos (representan a la Iglesia de Cristo)
se postraron delante del Cordero (Cristo); todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.”

En la presencia de Dios existen unas copas de oro, que son llenas de incienso, que representan las oraciones de los santos. Cada oración que el creyente eleva es depositada en una copa que puede llenarse si tiene suficiente cantidad de oración.
Otro pasaje, en Apocalipsis 8:3-5 nos enseña otra verdad:
“Otro ángel vino entonces y se paro ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia
de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. Y el ángel tomo el incensario, y lo lleno del fuego del altar, y lo arrojo a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos y un terremoto.”

Las oraciones que hacemos a Dios nunca son olvidadas sino almacenadas, hasta que se obtenga la “medida” necesaria para que se envíe a la tierra la respuesta esperada. Notemos la secuencia: Un ángel designado por Dios toma el incensario o copa de oro, y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de los santos. Por lo que dice el pasaje, faltaba mas “incienso”, es decir oración. Una vez que se completo la medida o se lleno la copa o incensario, el ángel sube con a la presencia de Dios. Una vez allí, llena el incensario con fuego del altar y luego derrama su contenido (la respuesta a la oración) sobre la tierra. ¡Y viene la respuesta!

¿Se da cuenta por que la perseverancia es vital para obtener respuestas a nuestras oraciones? Muchas veces empezamos a orar con fe, pero al pasar los días y meses ya nos rendimos y decimos: – No era la voluntad de Dios -, cuando en realidad la respuesta no llego porque le faltaba “la medida”, es decir más oración para que esa respuesta sea enviada. Solo Dios sabe en su infinita Gracia cuanta cantidad de oración hace falta para que vengan las respuestas a nuestras oraciones.

Hoy vivimos inmersos en el mundo de lo inmediato, pero eso no funciona en el mundo espiritual con Dios. Esto no significa que Dios sea lento y llegue tarde sino que El es sabio y conoce el tiempo de la llegada de nuestras respuestas.

Cuando lleguemos al cielo, creo que Dios nos mostrara muchas copas o incensarios llenados hasta la mitad y que debido a que no se les lleno con oración, la respuesta nunca nos llego. De nosotros depende si queremos que eso suceda en nuestras vidas.

Es tiempo de decidir empezar a orar y no detenernos hasta que tengamos la respuesta en nuestras manos. Jesús dijo en Lucas 18:1 que era necesario orar sin desmayar. Orar sin desmayar significa orar en todo tiempo, bueno y malo, cuando tenga o no tenga ganas, cuando sienta o no sienta la presencia de Dios. En la vida cristiana los vencedores siempre son los que perseveran hasta el fin. Al Señor no le agradan los que retroceden, pues El es Dios de avance y conquista y anhela que nosotros sus hijos e hijas hagamos lo mismo en la tierra con nuestra vida de oración.

Hebreos 10:38 dice;
“Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma.”

La Biblia enseña en Hebreos 6: 12 que las promesas de Dios se reciben con dos cosas:
1. Fe
2. Paciencia o perseverancia

Muchos tienen toda la fe del mundo pero poca paciencia; otros directamente no tienen fe y no pueden perseverar. Cuando fusionamos en nuestra vida de oración estos dos ingredientes, el resultado será que heredaremos las promesas de Dios;
“A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.”

¿Esta dispuesto a perseverar con fe, orando sin cesar, creyendo que su respuesta esta en camino? ¿No será este el tiempo de levantarnos con la fuerza del Señor para continuar orando por aquellas cosas que pensábamos que estaban perdidas?

¡Hoy es el día para continuar orando sin cesar, sabiendo que cuando llenemos el incensario o copa en los cielos, Dios será fiel y justo para enviarnos su respuesta aquí en la tierra!

Nuestros cursos bíblicos son gratuitos, pero si usted desea enviar voluntariamente una donación para que otros también tengan la posibilidad de aprender y estudiar la poderosa Palabra de Dios gratis, puede hacerlo en nuestra página web:
https://www.restorationnations.com/ws/
(entrar por dónde dice “donaciones”)
¡Muchas gracias y que Dios le bendiga!