LA ORACION QUE LLEGA AL TRONO DE DIOS – Lección 6 –

6.
DIVERSAS CLASES DE ORACIÓN

El Apóstol Pablo en Efesios 6:18 recomienda lo siguiente al cristiano que anhela ganar victorias espirituales:
“orando en todo tiempo con toda oración y suplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y suplica por todos
los santos.”

Su recomendación es orar en todo tiempo con toda oración. ¿Por qué dijo “toda oración”? ¿Es posible orar a medias? ¿Cuándo uno ora pueda orar con menos del total de la oración?

Es evidente por lo que dijo Pablo que la oración es un todo compuesto por partes. Este consejo es similar cuando una madre le dice a su hijo: – No te olvides nada, lleva todo a la escuela -.

Así como un niño puede olvidarse de llevar todas las cosas necesarias a la escuela, nosotros como creyentes podemos hacer lo mismo con la oración. La Biblia enseña que existen diversas clases de oración, las cuales todas están disponibles para el creyente fiel.
En lecciones anteriores hablamos de los tres niveles de oración, pedir, buscar (a Dios en intimidad) y llamar (interceder). Además de estas tres, existen diversas clases de oración, las cuales vamos a detallarlas para nuestro enriquecimiento espiritual.

Diversas Clases de Oración
Algunas de ellas son:

1. La oración de fe
Esta clase de oración es llamada, la oración que cambia las cosas o situaciones. Mateo 21:21- 22 dice:
“Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuvieres fe, y no dudareis, no solo haréis esto de la higuera, sino que
si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.”

Marcos 11:24 dice también:
“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

Muchos cristianos esconden su incredulidad y cobardía diciendo “si es tu voluntad” como lo hizo Jesús en Getsemani (Lucas 22:42). Lo que no todos saben es que Jesús utilizo esa expresión solo una vez, y fue en un caso extremo. La oración de fe dice: – Señor, esta es tu voluntad y la reclamo para mi vida -.

Cuando examinamos una promesa de la Palabra de Dios y sabemos que Dios la preparo para nosotros, debemos adiestrar nuestro espíritu a creer con fe, que lo que pedimos lo recibiremos.

2. La oración de echar cargas en las manos de Dios
Esta es indispensable para poder enfrentar las luchas y dificultades cotidianas. Necesitamos aprender a echar nuestras cargas en las manos del Señor para que El se encargue del problema. Muchos oran pero cuando terminan siguen oprimidos y cargados por la preocupación.

Filipenses 4:6 dice:
“Por nada estéis afanosos (preocupados), sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”

1 Pedro 5:7 dice también:
“echando toda vuestra ansiedad sobre el,(Dios) porque el tiene cuidado de vosotros.”

Los médicos dicen que el estrés, es una causa de muerte en muchas personas. He descubierto que la única manera de no “explotar” ni estresarse es echar nuestras cargas al Señor cada día. ¡Es altamente efectivo, tanto en lo espiritual como en lo físico!

3. La oración de adoración
En nuestro tiempo de oración también la alabanza y adoración tiene su lugar. Muchas veces ni bien empezamos a orar, ya estamos diciendo: – Dame, dame esto, Señor -. En el mundo natural una muestra de cortesía y educación cuando uno tiene una entrevista con alguien importante, siempre implica alabar a la persona por sus logros, posición, para luego poder pedirle y ser escuchado. Si eso es necesario en el mundo natural ¡Cuánto mas con Dios, que es el Todopoderoso!

En Hechos 13:1-3 aprendemos algo importante sobre este tema:
“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquia, profetas y maestros….ministrando Estos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado…”

Dios hablo contundentemente luego que fue adorado por los siervos de Dios de la iglesia de Antioquia. Cuando adoramos a Dios, le ministramos a El nuestra mejor adoración corporal-espiritual, El inmediatamente se hace presente para bendecir.

4. La oración del acuerdo
Vivimos en un mundo rodeado de desacuerdos, dentro y fuera de la iglesia lamentablemente. El enemigo se ha encargado de hacer pelear, separar a los mismos hermanos en Cristo, sea a nivel local, distrital, estatal o nacional. El acuerdo entre los creyentes en Cristo trae la bendición de Dios. Mateo 18:18-20 dice:
“De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que esta en los cielos. Porque Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”

5. La oración en lenguas
El creyente tiene disponible dos canales para orar: Orar con el lenguaje natural y orar con el lenguaje espiritual. Muchos se han cerrado a la bendición de recibir el lenguaje celestial y no creen que el hablar en lenguas del Espíritu sea algo para la iglesia de hoy. El hecho de que nosotros no estemos de acuerdo con algo no significa que esa cosa no exista o que sea una mentira. Debemos estudiar la Biblia vaciados de todo denominacionalismo e ideas equivocadas, para aprender lo genuino de Dios.

Las lenguas son provistas al creyente cuando recibe el Bautismo en el Espíritu Santo según Hechos 2:4.

A partir de ese momento recibe la bendición de poder orar y cantar en un lenguaje celestial dado por Dios. Una cosa es el don de lenguas y otra (de esta estamos hablando aquí) es la capacidad que tenemos todos de poder utilizar las lenguas para nuestra adoración personal. (Recomiendo leer todo el capitulo de 1 Corintios 14, donde allí se explica claramente las lenguas como don y como expresión general para la edificación personal del creyente)
1 Corintios 14:14-15 dice:
“¿Qué, pues? Orare con el espíritu (de Dios) pero orare también con el entendimiento (con mi lenguaje natural); cantare con el espíritu (de Dios), pero cantare también con el entendimiento (con mi lenguaje natural)”

6. La oración de consagración
Existen diversas etapas espirituales donde, para poder avanzar a un nuevo nivel, debemos dejar el anterior. Esto implica entre otras cosas dar un paso hacia lo nuevo, “muriendo” a lo anterior. No se puede dar un paso a lo nuevo de Dios manteniendo un pie en lo anterior. Es en esos tiempos cuando la oración de consagración se hace indispensable y necesaria. Cuando uno se consagra al Señor, se esta rindiendo a El para que guíe nuestros pasos siguientes. Esto fue lo que le sucedió a Jesús, con la diferencia que El sí sabía cual era su destino: Ir a la cruz del calvario a cumplir su ministerio para posteriormente poder vencer a la muerte, resucitar y ser coronado como el Señor.

El acto de consagración es entregarse totalmente al Señor cualquiera sea el costo. Leemos en Lucas 22:41-42
“(Jesús) puesto de rodillas oro, diciendo: Padre; si quieres, pasa de mi esta copa; Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya…”

Existen otras clases de oración, pero con estas ¡Usted ya tiene lo suficiente como para empezar!

El posible aprender el arte de la oración. Se necesita tiempo y trabajo para llegar a ser un hombre o una mujer de oración, pero sinceramente vale la pena invertir tiempo y energías en algo que no solo glorifica a Dios sino que trae abundante bendición a nuestras vidas. Por eso, ¡Oremos con toda clase de oración.

clic aquí para ir a la lección #7 (última lección)