LA ORACION QUE LLEGA AL TRONO DE DIOS – Lección 5 –

5.
ABRIENDO PUERTAS CON LA ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Dijimos en la lección anterior, que la intercesión es considerada la oración más sublime debido a que el creyente que la practica, no esta pensando en sus propias necesidades sino principalmente en las de Dios.

La Biblia afirma que los creyentes en Cristo somos la sal de la tierra y la luz del mundo (Mateo 5:13-16) y además embajadores o representantes de Cristo en la tierra (2 Corintios 5:20). Si nosotros, como pueblo de Dios, no intercedemos ¿Quién podrá hacerlo?

Hemos compartido también en la lección anterior que al interceder el cristiano comparte el dolor de Dios por ver el mundo perdido. Filipenses 3:10 dicen en cuanto a esto lo siguiente:
“A fin de conocerle y el poder de su resurrección y la participación de sus sufrimientos…”

Note la secuencia del pasaje:
1. “A fin de conocerle” Esto nos habla de intimidad y comunión con Dios
2. “el poder de su resurrección” Esto nos habla que le oramos a un Dios vivo
3. “la participación de sus sufrimientos…” ¡Esto es la oración de intercesión!

Necesitamos saber que tanto esfuerzo y dedicación en la intercesión tiene un poder creativo. Cuando nos ponemos en la brecha por las necesidades de Dios e intercedemos se crean en el mundo espiritual nuevas oportunidades o puertas abiertas que al cabo del tiempo se manifestaran en la tierra.

Jesús dijo acerca de si mismo en Juan 10:0 “Yo soy la puerta”. Una puerta representa una entrada a un lugar. Espiritualmente hablando es una entrada a una nueva experiencia espiritual o a una nueva oportunidad. Cuando nos ponemos en la brecha para interceder se empiezan a abrir las puertas.

En la Biblia se mencionan varios pasajes sobre las puertas, que los analizaremos para entender la importancia y relación entre puerta abierta e intercesión.
1. La puerta abierta es para que se predique el Evangelio
1 Corintios 2:12 dice:
“Cundo llegue a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor…”

Intercedemos para que se abran las puertas a fin de que el Evangelio penetre en la gente.

2. La puerta abierta es para alcanzar naciones y grupos étnicos
Hechos 14:27 dice:
Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, Refirieron cuan grandes cosas había hecho Dios con ellos, y como había abierto la
Puerta de la fe a los gentiles.”

Muchas veces en una misma nación conviven diferentes grupos étnicos (españoles, italianos, alemanes, etc) que tanto como la gente nativa del lugar necesitan del poderoso Evangelio de Jesucristo.

3. La puerta abierta trae la oposición del adversario
1 Corintios 16:9 dice:
“Porque se me ha abierto puerta grande y Eficaz, y muchos son los adversarios”

La oposición muchas veces viene de dos frentes:
a) De afuera, es decir del diablo
b) De adentro, es decir, de aquellos que se dicen hermanos en la fe pero sus vidas son carnales, desobedientes, religiosas sin experimentar una vida llena del Espíritu Santo. El enemigo se vale muchas veces de la carnalidad de la gente y con eso le alcanza para hacer que se pierdan oportunidades espirituales en Dios. ¡Cuidado!

4. La puerta debe mantenerse abierta o bien puede cerrarse
Colosenses 4:3 dice:
“Orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra la puerta para la palabra.”

Cuando nos ponemos en la brecha espiritual, utilizando la oración de intercesión veremos puertas abiertas, pero esta bendición desatara severa oposición en el cielo y en la tierra. El enemigo a cualquier precio hará lo que sea para cerrarnos las puertas y el Señor a la vez quiere abrirlas ampliamente. ¡Esto origina confrontación espiritual! La oración de intercesión, entonces, es una oración de guerra espiritual contra las fuerzas de maldad.

Todo creyente que quiera ser usado por Dios con poder en el área de la intercesión necesita conocer ciertos principios fundamentales para ganar la batalla con la oración de guerra y glorificar al Señor.

A continuación veremos 4 puntos basados en la Palabra de Dios para poder interceder con poder y autoridad espiritual:

1) La oración de guerra consiste en orar desde arriba hacia abajo
Muchos cristianos no pueden interceder con autoridad debido a que desconocen este principio indispensable para orar con eficacia. Miramos las cosas del Espíritu con la óptica natural y perdemos su correcto significado y beneficio. En Efesios 1:19-23 leemos lo siguiente:
“… y cual la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,
la cual opero en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llenaen todo”

La Biblia declara que en el tercer cielo, Jesús esta sentado a la diestra de Dios Padre y desde esa posición de señorío y autoridad esta sobre todo. Por eso tiene todo bajo sus pies.

Esto no es nada nuevo para nosotros, pues sabemos que esto es así. Pero lo que puede ser nuevo es que no solo en el tercer cielo están sentados en su trono Dios el Padre y Dios el Hijo Jesucristo, sino que hay lugar para alguien más. Leamos Efesios 2:6
“y juntamente con el nos resucito, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,”

Gracias a la obra poderosa de Cristo en la cruz del calvario y su posterior levantamiento de la tumba para resucitar al tercer día, el Señor nos da el privilegio de estar nosotros sentados juntamente con Cristo, al lado del trono de Dios Padre

TERCER CIELO O LUGARES CELESTIALES
TRONO ← ← (A la diestra, derecha) ← ← TRONO
DIOS HIJO, JESUCRISTO DIOS EL PADRE
+
Todos los hijos de Dios sentados junto con Cristo
BAJO LA AUTORIDAD DE DIOS, CRISTO Y LA IGLESIA ESTAN


SEGUNDO CIELO O REGIONES CELESTES
(Esfera donde se mueve el diablo y sus demonios)

PRIMER CIELO
(Las estrellas, los planetas, la atmósfera)

LA TIERRA
Habitantes de la tierra

¿Se da cuenta la posición de autoridad espiritual que tenemos en Cristo? Es por eso que los creyentes no luchamos por una posición de autoridad sino desde una posición de autoridad. Estamos viviendo en la tierra, pero en el mundo espiritual estamos batallando e intercediendo desde los lugares celestiales. Este primer punto nos lleva al siguiente:

2. La oración de guerra espiritual es necesaria para batallar contra satanas y sus demonios
Jesús claramente dejo estipulado en Marcos 16:17 que en Su nombre echaríamos fuera a los demonios. En Mateo 18:18 nos dio autoridad para que atemos por fe aquí en la tierra y Dios ataría en el cielo; para desatar por fe aquí en la tierra y Dios desataría en el cielo.
1 Juan 3:8 dice que Jesucristo apareció para deshacer las obras del diablo. Existen múltiples pasajes bíblicos donde se le da al cristiano la autoridad delegada de echar fuera y cancelar todo poder del enemigo.

Así como Cristo deshizo al diablo en la cruz del calvario y sello su sentencia de derrota total, constante y su posterior destrucción final (cuando los tiempos proféticos se cumplan y sea lanzado para siempre en el lago de fuego y azufre) la Iglesia de Dios, que es el Cuerpo de Cristo, debe hacer lo mismo mientras tanto: Destruir al enemigo y cancelar todos sus planes destructores.

3. La oración de guerra opera cuando con fe sencilla se da la palabra de autoridad
En Marcos 11:22-24 leemos:
“Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar,
y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo
que pidiereis orando, creed que lo recibiréis y os vendrá.”

La palabra “monte” representa el obstáculo, lo que impide que avancemos. Así es el enemigo de nuestras almas, el intenta frenar, detener todo lo hermoso que Dios quiere hacer en las vidas y naciones.¡Debemos dar la oración de autoridad, para que en el Nombre de Jesucristo toda traba del enemigo se desmenuce!

4. La oración de guerra debe ir acompañada de fe
El enemigo no va a retroceder ni darse por vencido solo porque digamos algunas palabras en alta voz. El retrocederá y se ira corriendo vencido por la autoridad de Cristo que hay detrás de nuestras palabras. Tenemos que creer con fe que Dios respaldara la oración intercesora de guerra y que al ordenar al enemigo que sea atado y reprendido, ¡Será totalmente atado y reprendido en el Nombre del Señor!

Romanos 10:8 habla acerca de la Palabra de fe que predicamos, en el mismo capitulo, pero el versículo 10 dice que la Fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios. Nuestras palabras sin fe no operaran efectivamente en el mundo espiritual.

clic aquí para ir a la lección #6