CÓMO GANAR NUESTRA BATALLA (Lección 2)

2.
EL CONOCIMIENTO DE DIOS

El conocimiento de Dios es la clave para tener una victoria duradera en nuestra vida.

El conocimiento de Dios incluye conocer:
1) Sus caminos
2) Sus planes
3) Sus propósitos
4) Sus tiempos
Tendremos que conocer cómo funciona el Reino de Dios y asimismo nuestra humanidad.

Conocer la voluntad de Dios
• Necesitamos tener nuestra mente renovada (Ro. 12:1-2).
• La presentación de nuestro cuerpo precede a la renovación de la mente.

La renovación de la mente
• La mente ha sido afectada como resultado del pecado heredado de Adán y ha sido programada para el egoísmo, el orgullo (a fin de cubrir la inseguridad y la baja autoestima) y el temor, entre otras cosas.
• La mente se renueva cuando su configuración interna entra en armonía con el conocimiento de Dios recibido.
• Debido a que el conocimiento de Dios es progresivo, la renovación de la mente debe ser un proceso continuo en la vida del creyente.
• Ser conformado implica que ser moldeado externamente o metido en un molde externo. Ser transformado implica permitir que el molde interno determine la dirección de nuestra vida.

El conocimiento del bien y el mal
• Desde la caída del hombre, el árbol del conocimiento del bien y el mal implica la decisión o la elección entre el bien o el mal independiente de Dios.
• Es por el bien que podemos caer en la trampa del mal.
• Cada vez que decidimos entre el bien o el mal sin la ayuda del Espíritu de Dios, corremos el riesgo de comer de ese árbol.
• Nuestras decisiones deben ser influenciadas por el Espíritu y la Palabra de Dios, para que vivamos según el árbol de la Vida (CRISTO) no según nuestro propio entendimiento.

Un cambio permanente
Muchas personas procuran cambiar ciertos patrones de conducta, sin embargo, les resulta difícil sostener dicho cambio si su mente no se renueva en ese ámbito.

1) La mente controla el cuerpo.
2) Lo que la mente no permite, el cuerpo no lo puede hacer.
3) Para crear un hábito, debemos destruir el patrón de la mente (pensamiento) que gobierna el hábito. Entonces, nuestra mente podrá estar libre para captar las “señales” del Espíritu de Dios.

El conocimiento de Dios incluye:
• El conocimiento de quién es Dios
• El conocimiento de lo que Él puede hacer
• El conocimiento de lo que Él quiere hacer
• El conocimiento de la función que Él quiere que tú desempeñes en lo que Él planea hacer.

1) El conocimiento de quién es Dios
• La clave para esto es nuestro temor reverencial de Dios. Él se revela a sí mismo a aquellos que le temen. Salmos 25:9-14; Proverbios 1:7, 29; 2:1-5.
• No tenemos manera de acceder a este conocimiento sin la ayuda de Dios.
• Dios es omnisciente, de modo que cuando conocemos a Dios también accedemos a parte de su conocimiento.
Cada vez que Dios nos da la oportunidad de conocer parte de lo que Él conoce, hallamos favor para con Él, y lo menos que podemos hacer, es tener una respuesta de fe y obediencia.

2) El conocimiento de lo que Dios puede hacer.
Sabemos lo que Él puede hacer, porque vemos lo que Él ha hecho. Salmos 34:1
Nuestra respuesta debería ser alabar. Hemos sido creados para alabar.

El poder de la alabanza
Tenemos la tendencia de alabar las cosas equivocadas: los autos, las estrellas del deporte los productos, etc. Hemos dejado completamente afuera a Aquél que se merece nuestra alabanza. Su alabanza debería estar continuamente en nuestros labios. Alaba a Dios en todo tiempo.

Dios habita en la alabanza de su pueblo.
Cuando le alabamos, experimentamos su capacidad de reproducir lo que estamos alabando de Él. Cuando Pablo y Silas oraron y alabaron a Dios, Él se manifestó en la prisión y los liberó. La alabanza a Dios silencia al enemigo si lo hacemos continuamente en fe.
Acércate a su presencia con alabanza y ten la misma expectativa de Él.

Dedica tiempo a alabar a Dios y Él será más grande que los problemas de tu corazón. El secreto de la victoria de David sobre Goliat, entre otras cosas, fue que él había magnificado a Dios en su corazón más allá de la magnitud del tamaño de Goliat o de sus palabras. Su Dios era más grande que el temor que sentía de Goliat. ¿Son tus problemas más grandes que Dios? Aquello que pienses y hables se hará grande dentro de ti.

3) El conocimiento de lo que Dios quiere hacer
Lo que Él hará
Lo que Él permitirá que suceda
Lo que Él no permitirá que suceda

Dios responde a la fe
Dios ha decidido hacer cosas en respuesta a nuestra fe en Él.
– Jesús le dijo a Jairo: “No temas; cree solamente”.
– Jesús le dijo a la mujer con el flujo de sangre: “Hija tu fe te hecho salva”.

Un reporte negativo no niega nuestra fe en Jesús. Por ejemplo, Jairo fue a ver a Jesús para pedirle que sane a su hija y, mientras iba de camino, le dieron la noticia de que su hija había muerto. Un reporte negativo no negó la fe en Jesús de este hombre.

El temor te robará la fe
¿Por qué Dios permite que sucedan cosas en nuestras vidas?
1-Dios permite que sucedan cosas cuando se cumplen ciertas condiciones.
En Romanos 1:24-28, leemos que Dios entregó a las personas a la inmundicia, a pasiones vergonzosas y a una mente reprobada. Dios hizo esto debido a lo que decidieron hacer con el conocimiento de Dios que habían recibido.
2-Cuando no confesamos el pecado, Satanás tiene el derecho legal de entrar y devastar la situación en detrimento nuestro.
3-Existen ciertas leyes ordenadas por Dios en todos los ámbitos de la vida.
No podemos desacatar constantemente estas leyes y esperar que Dios impida que nos sucedan cosas. Por ejemplo, la Biblia dice que “la muerte y la vida están en poder de la lengua”; muchos utilizan su boca para sembrar semillas de muerte y más adelante, cuando viene la cosecha, le preguntan a Dios porque lo permitió.
4-El conocimiento de la función que Él quiere que tú desempeñes en lo que Él planea hacer
Por lo general, en las cosas que suceden en la tierra, el hombre desempeña una función.
Muchos no quieren tener ninguna participación y quieren ver la concreción de las cosas que esperan.
Normalmente, Dios nos instruye a dar pasos que nos conducirán a los milagros que necesitamos.
¿Quién le dijo al ciego Bartimeo que gritara fuerte para llamar la atención de Jesús antes de recibir el milagro de recobrar la vista?

Conclusión
La fe siempre participa de lo que Dios quiere hacer.
No permitas que ninguna fortaleza te impida caminar en el conocimiento de Dios.
Generalmente, lo que Dios nos dice que hagamos podría parecer ridículo, pero a veces lo ridículo precede a lo milagroso.
Tu futuro está en tu conocimiento de Dios.

PREGUNTAS PARA EL ESTUDIANTE
1) ¿Por qué necesitamos el conocimiento de Dios?
2) ¿Cómo podemos acceder al conocimiento de quién es Dios?
3) ¿Cuál debería ser nuestra respuesta al conocimiento de lo que Dios puede hacer? ¿Qué produce esto en nuestra vida?
4) ¿Cómo podemos acceder a las cosas que Dios quiere hacer en nuestra vida?
5) ¿Por qué razones Dios permite que sucedan algunas cosas?
6) ¿Cuál es el último aspecto del conocimiento de Dios que debemos entender?
7) ¿Qué has visto suceder en tu vida cuando has actuado en base al conocimiento de lo que Dios quiere que hagas?

clic aquí para ir a la lección 3