Aliento del cielo para cada día: CERTEZA

SALMO 92:2: Anunciar por la mañana tu misericordia, Y tu fidelidad cada noche,

La Biblia nos dice una y otra vez que los tiempos que vivimos son tiempos difíciles donde a cada día le basta su propio mal. En medio de eso la Palabra de Dios tambien nos dice que los cristianos podemos vivir cada día de una manera victoriosa.
El Señor no nos rescató para que vayamos a recluirnos en un monasterio o en un convento sino para que vivamos fielmente a Dios en medio de una sociedad perversa. Es por eso que para cada día de nuestras vidas necesitamos la misericordia y la fidelidad de Dios.
La misericordia es el clamor matutino, para que el Señor la manifieste en medio de nuestra jornada diaria. Necesitamos su misericordia para obrar bien en cada una y en todas las cosas. Necesitamos tambien de su misericordia para ser perdonados cada vez que fallemos. La suma de las tantas misericordias de Dios nos hacen confesar, al final del día, que su fidelidad para con nosotros ha sido grande.
Gracias a la fidelidad de Dios usted hoy tiene la salud que tiene, el trabajo que tiene, la familia que tiene, ¡todo lo que usted tiene es conservado y sostenido por la fidelidad del Señor!. Empiece su dia confesando la misericordia de Dios y termínelo confesando Su grandiosa fidelidad.

CONFESION DE FE:
EMPIEZO EL DIA CONFESANDO LA MISERICORDIA DEL SEÑOR, Y LO TERMINO ANUNCIANDO SU FIDELIDAD HACIA MI VIDA

ORACION:
Perdóname Señor porque tantas veces empiezo y termino el día pensando en cualquier cosa menos en tu misericordia y fidelidad. Recuérdame al levantarme la necesidad que tengo, para enfrentar mi día, de tu misericordia y al terminar la jornada el agradecimiento hacia ti por haber visto tu fidelidad.