Aliento del cielo para cada día: CAMBIO

SALMO 84:5-6: Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques.

Existe un dicho que dice que la vida es «un valle de lágrimas» donde pasaremos con mucho dolor para luego ir al cielo a disfrutar. Este dicho, lo único que ha logrado es crear una generación de gente fracasada, frustrada, creyendo que Dios es malo, castigador y que sólo quiere que el ser humano sufra. El pasaje de hoy es bien claro al decir que cuando una persona tiene al Señor, como su fuerza motora, no sólo es considerado una persona bienaventurada o bendecida sino que ellos atraviesan el valle de lagrimas y lo transforman en una fuente de bendición.
Los cristianos no estamos excentos de atravesar el valle de lágrimas, pero la historia allí no termina pues al estar aferrados al Señor, el poder del Espíritu Santo les da la gracia milagrosa de ver cambiada su vida de valle de lagrimas en fuente de bendición. Para llegar a la fuente de bendición es necesario pasar antes por el valle de lágrimas. La Biblia declara que los que siembran con lágrimas con regocijo cosecharán. El valle de lágrimas no es para toda la vida sino para ciertas etapas de la vida. No es un estado eterno sino circunstancial. Su vida hoy puede cambiar totalmente con este concepto poderoso. Si hoy usted está en medio del valle de lágrimas, asegúrese de tener al Señor como su fuerza pues esto define si vivirá por siempre en el valle o avanzará hacia la fuente de bendición. ¡Avance en el Nombre del Señor y su vida experimentará un cambio radical!

CONFESION DE FE:
POR EL PODER DE DIOS MIS VALLES DE LAGRIMAS SON TRANSFORMADOS EN FUENTE DE BENDICION

ORACION:
Sólo tu, oh Dios, tienes la capacidad para transformar mi valle de lágrimas en fuente de bendición. Gracias Señor porque contigo siempre hay posibilidad de cambiar para mejor.