Aliento del cielo para cada día: ALABAR

SALMO 50:14-15: Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

La Biblia nos enseña que Dios reina en una atmósfera de alabanza y adoración. En su presencia vive rodeado de ángeles, que día y noche le presentan continua alabanza. Dios hace su habitación permanente aquí en la tierra tambien en medio de las alabanzas que su pueblo le ofrece. Así como en el cielo existe alabanza tambien debe haberla en la tierra. Los únicos calificados espiritualmente para alabar y adorar al Dios vivo y verdadero, son los que le han entregado la vida a Cristo y lo han reconocido como el Salvador y Señor de sus vidas. Un cántico nuevo de victoria existe en el creyente fiel a Dios. Antes de conocer a Cristo nuestra alabanza iba dirigida a otras cosas, pero ahora se ha centralizado en Aquél que es Digno de recibirla: Nuestro Dios. El cristiano fiel y obediente debe ser un practicante continuo de la alabanza. Muchos creen que sólo en la iglesia se debe cantar y alabar a Dios. La Biblia nos enseña con el pasaje de este día que debemos diariamente sacrificar alabanza al Señor, es decir alabarle cuando todo nos sale mal y cuando todo nos sale bien.
El motivo de nuestra alabanza no está centrado en mi persona o lo que a mi me ha pasado, sino en el Señor que vive siempre reinando con poder. La alabanza es dinamita espiritual, que pulveriza las fuerzas del mal que quieren frenar la llegada de las bendiciones de Dios a nuestras vidas. En este tiempo difícil que usted está atravesando, en vez de quejarse o hablar palabras negativas canalice toda su fuerza en abrir su boca para alabar a Dios por su poderoso poder. El es el único que puede sacarle del pozo de la desesperación actual en el que está viviendo. Consagre en este día su boca, su lengua y palabras al Señor y empiece a alabarle y la atmósfera de su vida se verá renovada por la hermosa presencia del Espíritu Santo.

CONFESION DE FE:
ALABO AL SEÑOR CON TODAS MIS FUERZAS EN LOS MOMENTOS MALOS Y BUENOS DE MI VIDA PORQUE EL ES MI DIOS.

ORACION:
Cambia mi lamento en alabanza en este día oh Señor, para sacrificarte alabanza que exalte tu glorioso Nombre. Amén.