Aliento del cielo para cada día: ACALLADA

SALMO 62:1: En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación.

Muchas veces en nuestro tiempo de oración se nos acaban las palabras y no sabemos que decirle al Señor. ¿Le ha pasado a usted alguna vez?
Existe en el ambiente cristiano una idea equivocada que dice que en la oración debemos hablar y hablar sin parar. Debemos aprender a manejar los tiempos de la oración.
Por cierto, la oración es principalmente un diálogo (expresado con palabras o con el pensamiento) donde debemos expresarnos, pero tambien la Biblia nos enseña la bendición de tambien permanecer callados y sosegados ante el Señor. Es un tiempo donde nuestra alma está acallada ante el Señor contemplando Su Majestad.
La palabra “acallar” significa: “callar”; “sosegar” y da la idea de hacer silencio y contemplar la hermosura del Señor. Al hacer esto en la oración, fluye de la presencia de Dios el aliento necesario para enfrentar las luchas y dificultades. El silencio de Dios vale muchas veces más que mil palabras.
Para ciertas personas es dificil permanecer callados al orar pero como cristianos, si anhelamos ser exitosos hombres y mujeres de oración, debemos ejercitarnos en permanecer callados y sosegados ante el Señor.
Haga la prueba y un nuevo horizonte espiritual se abrirá en su comunión con el Señor.

CONFESION DE FE:
APRENDO A PERMANECER CALLADO Y SOSEGADO ANTE LA PRESENCIA DE DIOS EN MI TIEMPO DE ORACION

ORACION:
Gracias por enseñarme Señor Jesús,la importancia de invertir tiempo callado en Tu presencia para contemplar Tu gloria y majestad. Ejercítame en esta área para que mi comunicación contigo sea total. Amén.