Portada Cursos Libros Artículos Escuela Aliento Del Cielo Donaciones Conózcanos Contáctenos Subscríbase

LLAVES QUE ABREN PUERTAS HACIA LAS BENDICIONES

Ritchie Pugliese

Apocalipsis 3:7-8 dice lo siguiente:
Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre”

Este pasaje nos dice que Jesucristo es el que tiene en su poder la llave de David. Una llave es un objeto para abrir o para cerrar puertas. Es una herramienta que nos da acceso hacia el otro lado. Para cada puerta que necesita abrirse, se hace necesario tener la llave indicada. No se puede pretender abrir la puerta del auto, con la llave de la puerta de entrada de una casa.

Existen llaves tangibles como la llave del auto, de la casa, del negocio, de una caja, un cofre, etc. y las intangibles como las llaves del éxito, desarrollo, y aun las llaves de la ciudad, que generalmente se las otorgan a ciudadanos o personajes ilustres, pero principalmente están aquellas llaves espirituales que cuando son “colocadas” por fe en la cerradura, abren las puertas, para recibir las bendiciones del Señor en lo natural.

A pesar de que puedan existir muchas llaves en el mundo terrenal, Jesucristo es el Único que tiene la Llave Maestra o Principal en el mundo espiritual que abre las puertas de bendición hacia lo terrenal. Esta llave es diferente a cualquier otra llave, pues el v.7 dice que la llave que tiene Jesucristo “abre y ninguno cierra… cierra y ninguno abre”. Esto nos enseña que Cristo tiene una llave Única en su poder, la cual cuando Él abre en el cielo, ninguno puede cerrar en la tierra y que cuando Él cierra en el cielo, ninguno puede entrar en la tierra.

En nuestras vidas, como creyentes, las puertas hacia las bendiciones sólo pueden ser abiertas por el Señor. Sin El Señor, por más que forcemos, empujemos y probemos con llaves alternativas, nada sucederá y sólo quedaremos frustrados. Aquí aprendemos que siempre las puertas de Dios se abren con las llaves de Dios. El que ama a Dios nunca considera lo que recibe o logra en la vida como “una bendición”, a menos que El Señor le haya abierto la puerta previamente para poder recibirla. ¡Todo proviene de Dios!

...página anterior | próxima página...

advertisement
advertisement

Aclaración importante: Los avisos publicitarios que se exponen en este sitio son resultado del análisis técnico que realizan los patrocinadores basados en tu interés y comportamiento al usar internet, y no necesariamente representan la creencia y el sentir espiritual-escritural de restorationnations.com, ni de ninguno de sus organismos asociados. Ningún aval o afiliación se provee o sobreentiende.
| Política de Privacidad | Condiciones de Uso | Declaración de fe | Administración | Webmail |